Gyroclub de la Cierva


Go to content

GyroScapada al Sahara

Una aventura que ha durado 10 días, dos pilotos con mucha experiencia Ángel Malagon Prieto de (Madrid) y Juan Torres Marí de (Ibiza) partieron destino a Dakar, la GyroScapada ha transcurrido sin problemas aunque han tenido fuertes rachas de viento en algunos tramos de la ruta siendo la arena del desierto un mal aliado en su viaje, por lo demás ningún problema, han vivido experiencias inolvidables y según ellos todo piloto de autogiros tiene que hacer este viaje alguna vez en la vida.

Angel Malagon

Juan Torres


UNA GYROSCAPADA POR EL SAHARA

ANTECEDENTES
Todo empezó un día cuando, hablando con Ángel Malagón de mi travesía al Mediterráneo, él me propuso dar la vuelta al mundo. Bueno, la verdad es que todo empezó muchos años antes, cuando aprendimos con el carro-escuela del Gyroclub de la Cierva. Desde entonces, muchos viajes y muchos sueños compartidos nos han acompañado. Por eso la propuesta no venía de un extraño. Somos buenos amigos, confiamos el uno en el otro y nos complementamos bien formando un buen equipo, en el cual yo me ocupo de las cuestiones de planificación, navegación, planes de vuelo y comunicaciones radio y él del mantenimiento, mecánica, inspecciones pre-vuelo, es decir, de todo el tema de destornillador y alicates y, claro está, del móvil.

Mi respuesta fue matizada, pues tengo más interés en conocer volando diferentes países y continentes, que en el tópico de la vuelta al mundo donde prevalecen otros aspectos más relacionados con el reto y que me atraen menos. Así que en vez de dar la vuelta al mundo le propuse dar vueltas por el mundo. No habrá record pero será más divertido y lo haremos durar mucho más. Nos hemos propuesto uno o dos viajes al año.
El que os voy a relatar lo considero, pues, el preámbulo de lo que he bautizado como
Gyro World Trip.

RUTA REALIZADA Y PARÁMETROS
Trebujena:
4 de Febrero, encuentro. Angel desde Casarrubios y yo desde Ibiza. ánger 150 Km, 1 hora y 25’ánger-Beni Slimane-Casablanca 332 Km. 2 horas 50’ 525 Km. 3 horas 40’Aiun 550 Km. 4 horas 26’Aiun-Tan Tan 290 Km. 2 horas 56’Tan- Zagora 662 Km. 5 horas 47’ 350 Km. 3 horas 13’ánger 600 Km. 5 horas 38’ánger-Trebujena, 14 de Febrero 150 Km. 1 hora 20’
TOTAL 3609 Km. 31 horas 15’ duración 10 días


EL VIAJE
Qué duda cabe que una de las mejores cosas de estos viajes son las anécdotas, y en este no han faltado.

Para ir abriendo boca y poner mis nervios a prueba, Angelito se presentó en
Trebujena peleándose con el ocaso, lo que en definitiva no sería más que el anticipo de lo que quedaba por venir.

A la mañana siguiente despegamos con plan de vuelo conjunto destino
Tánger, muy temprano, pues queríamos llegar a dormir a Casablanca y además había previsiones de un aumento rápido del viento en el estrecho. Antes de entrar en el espacio aéreo marroquí, le di aviso a Ángel de que me cambiaba a la frecuencia de App Tanger. Después de unos 12 minutos y ya en final para la pista 28 a la que el controlador me había dirigido, oigo en la misma frecuencia de torre una sigilosa vocecita, - ¡Toma! ¿Cómo sabrá mi nombre el controlador?,
Al cabo de medio minuto más, otra vez la vocecita un poco más fuerte,
“Juan”
jJoder, pero si es Ángel! ¿cómo se le olvida que está en frecuencia de Torre?
Como comprenderéis no le contesté, no era momento ni frecuencia para entablar una conversación. Pero al cabo de medio minuto mas, a punto ya de tocar tierra, otra vez la vocecita convertida en vozarrón
¡JUAN JODER QUE ME HE PERDIDO!
Ya os dije que nos compenetramos muy bien. No es que se hubiera perdido, pues es imposible no ver el aeropuerto de Tánger salvo que lo confundas con una autopista. Lo que pasó es que los astros se alinearon y se quedó sin cobertura en el GPS/I-pad que estrenaba a la vez que, ocupado como estaba haciendo fotografías, entre foto y foto me perdió de vista. Lo solucionó todo bastante bien, se dirigió al sur del aeropuerto y cuando se cansó de orbitar y de escuchar una y otra vez al controlador, le dijo en un acento algo cazurro:
“ direct runway 28, yes o no yes? Jodeeer”.
Por supuesto la contestación del controlador fue YES y solamente yes.
Una vez reunidos y tras habernos intercambiado los ansiados abrazos y los correspondientes reproches, realizamos a toda prisa los trámites pertinentes para salir destino Casablanca. Ya prerotando en cabecera de la 28, la controladora me revoca la autorización de despegue debido a problemas con la radio. Dice que me recibe 1 sobre 5. De vuelta al aparcamiento, en el interminable rodaje de Tánger, tuvimos demasiado tiempo para pensar en contrariedades, pero a pesar de ello no cedimos ni un minuto a la flaqueza.
En el stand, Benaissa nos manda a dos artistas que, después de un preciso diagnóstico, me instalan un interruptor de pera reciclado por las circunstancias a PTT y amarrado con cinta aislante (en Alemania aun estaría esperando la pieza original), pero el tiempo se nos ha echado encima y nos tenemos que quedar a dormir en Tánger. Una buena cena a base de pescado y un buen hotel fue el mejor modo de recuperar rápidamente cuerpo y espíritu, algo que a la mañana siguiente nos iba a venir muy bien.

La jornada siguiente en
Casablanca, fue bastante tranquila, a pesar de que por cierre del espacio aéreo tuvimos que hacer escala en BenSlimane. Pero pudimos repostar y revisar la reparación de mi radio para salir al día siguiente hacia Agadir.

A Ángel le habían dejado una maravillosa cámara profesional con la que estaba haciendo unas fantásticas fotos, muchas de las cuales las hacía a solicitud del personal de los aeropuertos (policías incluidos). Pero en
Agadir, un agente de aduanas del aeropuerto se coló en una de las fotos de Ángel y no veas el pollo que nos montó. Ha sido el único incidente que hemos tenido y nos dejó con muy mal cuerpo, pero por todo lo demás, hemos recibido un trato exquisito durante todo el viaje.

La etapa de Agadir al Aiún fue maravillosa y de camino sobrevolamos Sidi Ifni, ex plaza española. Una ciudad preciosa con el antiguo aeropuerto totalmente abandonado y en el que no pudimos resistirnos a darle una buena pasada.
El
Aiún fue un freno a nuestras expectativas y el sitio donde nos dimos cuenta de las dificultades que tendríamos para el imprescindible repostaje con gasolina sin plomo, ya que el precio del Avgas oscila entre 3,2 y 3,6 € el litro. No nos dejaban entrar gasolina en el aeropuerto, pero a pesar de ello y con la ayuda de un policía muy majo que nos socorrió, alquilamos un motocarro, compramos 5 garrafas de 30 litros y nos presentamos en el aeropuerto con el repostaje. ¡Qué lío se armó! Vino el jefe de policía, el subdirector, tuve que ir al despacho del director, otra vez el jefe de policía, un militar…….y todos muy enfadados. Yo ya me veía en el calabozo.
Al final todo se solucionó con una reprimenda de cada uno de los responsables y un documento de descargo de cualquier responsabilidad por el uso de combustible ajeno al aeropuerto. Todo este follón nos retrasó tanto que tuvimos que quedarnos otro día más en el Aiún.

La jornada a
Tan Tan fue especialmente dura por el fuerte viento pero todo se desarrolló sin ningún tipo de problema.

La etapa de Tan Tan a Zagora fue preciosa, en particular todo el valle del Draa con sus palmerales. Aunque la llegada a
Zagora fue especialmente complicada, tanto que el controlador me sugirió irnos al alternativo. Una tormenta de arena no me dejó ver el aeropuerto hasta que lo tuve a mis pies y el fortísimo viento estaba totalmente cruzado. El controlador nos felicito por el aterrizaje, lo que viniendo de alguien no familiarizado con los autogiros es muy comprensible. Por segunda vez tuvimos que limpiar el filtro del aire pues en el Aiún ya nos había pasado algo parecido.

La etapa de Zagora a
Errachidia del día siguiente fue la de las maravillosas dunas del Erg Chebbi y de las grandes y desoladas llanuras. Una etapa para enmarcar. En Errachidia hicimos el último repostaje de Marruecos y dejamos las últimas garrafas. En total habíamos comprado 21 garrafas que después íbamos regalando.

De la última etapa hasta
Tánger cruzando el Atlas quiero resaltar el vuelo al principio de ésta en el desfiladero del Ziz, ¡extraordinario! Llegamos a Tánger, donde aquella noche fuimos a cenar y a despedirnos de nuestros amigos Benaissa y Boualam, para a la mañana siguiente salir con destino a Trebujena y dar por finalizado este maravilloso viaje.


BackPlayNext

CONCLUSIONES
Hay unas pocas pero muy claras conclusiones que hemos sacado en claro de este viaje:

1º- Hay que hacer una sola y gran etapa al día, nada de etapas intermedias. Si no se hace así, hay muchas posibilidades de convertir la intermedia en definitiva.
2º- Hay que disponer de una gran autonomía, distribuida en varios depósitos suplementarios portátiles que te permitan trasladar el repostaje, si no quieres dejar tu rastro del viaje sembrado con los depósitos que vayas comprando.
3º- El equipo ha de ser muy reducido, mínimo 2 y máximo 4, muy bien avenidos todos, muy buena actitud y con habilidades y cometidos que se complementen.

AGRADECIMIENTOS
En Trebujena nos atendió maravillosamente su jefe de vuelo, Agustin, al que desde aquí quiero mandar un fuerte abrazo. Nos recogió, nos repostó, nos llevó, nos devolvió, nos volvió a repostar y así un largo etcétera. Un diez para ti Agustín, quedamos en deuda contigo.
En Marruecos nos tramitó todas las autorizaciones Sky Aviatión una empresa de handling gestionada por Benaissa Boulmane. No tengo palabras para calificar a esta excepcional persona, que como decía Ángel “es nuestra madre”. Nos resolvió con extraordinaria eficacia cualquier problema que se nos presentara, cada día nos llamaba al menos antes de salir y a la llegada, tiene amigos en todos los aeropuertos de Marruecos donde es muy conocido y considerado y os aseguro que para un viaje a Marruecos no habrá un dinero mejor invertido que el de Sky Aviation. Desde estas páginas quiero transmitirte nuestro agradecimiento y reconocimiento, un fuerte abrazo también para ti, Benaissa.


Fdo: Juan Torres


Inicio | Escuela | Donde estamos | Reservas | Compra tu vuelo | Datos técnicos | Test ULM | Videos-Imagenes | GyroScapadas | Descarga tu video | Experiencias | BrikoGyro | Site Map


Back to content | Back to main menu